•  
  •  
 

Educación personalizada: principios, técnicas y recursos

DOI

-

Commentarios | Comments

Bernardo Carrasco, J. (coord.), Calderero Hernández, J. F., Javaloyes Soto, J. J., Castellanos Sánchez, A., Muñoz Garrosa, M. M., Jimeno García, J. J. (2011).
Educación personalizada: principios, técnicas y recursos.
(Madrid, Síntesis-UNIR).350 pp

Resumen

La Educación Personalizada es una concepción educativa cuya arquitectura más completa se debe a Víctor García Hoz, que fuera catedrático de Pedagogía Experimental en la Universidad Complutense de Madrid y fundador de la Sociedad Española de Pedagogía. Como él mismo afirmó reiteradamente, no se trata de un modo de entender la educación enmarcado en alguna corriente filosófica, psicológica o pedagógica concreta, sino que está abierta a todas las corrientes razonables de pensamiento. Y serán razonables todas las aportaciones que ayuden a la perfección de la persona en todo lo que es, sin reduccionismos de ningún tipo. Este libro, realizado por un conjunto de autores que se declaran discípulos de García Hoz se basan en sus planteamientos, a la vez que los complementan y actualizan con algunas nuevas aportaciones.

De ahí que el libro dedique su primer capítulo a esclarecer, dentro de lo que cabe, el concepto de persona, para desentrañar sus implicaciones y educar en función de ellas. Para ello, en primer lugar se hace un breve análisis de lo que es y supone la naturaleza humana, común a todas personas, con independencia de su sexo, raza, etc. destacando que todos los seres humanos, pues, somos iguales por naturaleza. Pero los seres humanos son “seres concretos”, individuos con una humanidad común a la vez que con una identidad personal y diferente de los demás, siendo a estos seres concretos a quienes, en concreto, ha de educarse.

En este primer capítulo se destaca que precisamente lo que hace real a cada hombre es el ser persona. Por eso un aspecto novedoso y básico de este capítulo primero es el referido a la identificación de los principios fundantes y dimensiones de la misma; los primeros sirven de fundamento al ser personal; las segundas son como los distintos planos que la constituyen y a cuyo través se manifiestan aquellos.

Los autores indican tres principios fundantes: el de identidad, que hace a la persona “ser ella misma”, y en el que quedan enmarcadas la singularidad, la autonomía, la dignidad y la libertad; el de apertura a todo tipo de realidad, que le hace salir de sí misma; y el de origina- ción, que manifiesta la imposibilidad de ser por sí misma, es decir, el saberse cre- atura. Asimismo distinguen, en la persona cuatro dimensiones: la corporal, la afectiva, la intelectiva y la volitiva, profunda e íntimamente unidas.

El capítulo segundo aborda los que podrían considerarse los pilares de la educación personalizada. Los autores parten del sentido genérico de educación, referido al “hombre-naturaleza”, para descender al sentido específico de la educación propio del “hombre-persona”. En él se indican una serie de líneas de acción educativa referidas a todos y cada uno de los principios fundantes y dimensiones aludidos. A partir de este capítulo, buena parte del contenido restante está constituido por la enumeración clara y concreta de una serie de líneas de actuación en el aula y en las instituciones educativas, lo que confiere al libro un carácter eminentemente práctico y realista.

Para enmarcar los siguientes capítulos, es necesario tener presente que en la educación intervienen dos grandes factores: los humanos y los técnicos. Los factores humanos surgen de la relación natural entre el que educa y aquel que se educa. Los factores técnicos, en cambio, están constituidos por aquellos estímulos que nacen del estudio y la investigación científica del proceso educativo. La capacidad de uso de estos estímulos no tiene carácter natural, sino que es un “añadido” cultural para cualquier tipo de trabajo. En definitiva, los factores humanos y los factores técnicos son las dos caras de un mismo quehacer educativo. Una cara, a la que se podría atribuir la condición de pedagogía visible, con incidencia directa en la adquisición de conocimientos y de hábitos científicos y técnicos, y otra cara, que se podría adjetivar como pedagogía invisible, que incide más directamente en las capas profundas de la personalidad, ya que entra en el mundo de las actitudes, alegrías, frustraciones, actitud ante la vida…De ahí que los capítulos 3° y 4° estén dedicados, respectivamente, a los factores humanos (alumnos, directivos, profesores, padres…), y a los factores técnicos (enseñanza, aprendizaje, organización educativa, orientación de alumnos y padres…).

Como no podía ser menos, también se aborda el tema de la calidad en la educación personalizada (capítulo 5), estableciendo de modo claro categorías que, a modo de indicadores, la definen, así como las actuaciones educativas que exigen cada una de ellas.

El capítulo 6, por su parte, se refiere a cómo personalizar la educación de modo concreto en las distintas Etapas educativas, con indicación de una serie de principios metodológicos y de actuación que, a no dudar, serán de gran utilidad para los profesores correspondientes.

El libro termina, en su capítulo 7, explicitando dos pautas distintas, cuya eficacia ha sido probada, dirigidas a evaluar el grado o nivel de personalización educativa de cualquier Centro, aspecto que consideramos básico si queremos ir mejorando día a día el quehacer educativo de las instituciones educativas.

En resumen, la educación personalizada atiende a lo que las personas tienen en común, y lo que tienen de propio; aúna las exigencia de la individualización y socialización educativas, y constituye el tipo de educación más acorde con las profundas necesidades humanas y las condiciones del hombre en la sociedad tecnificada en que vivimos; estimula a cada sujeto para que vaya perfeccionando libre y responsablemente la capacidad de dirigir su propia vida; proporciona una formación integral, capaz de poner unidad en todos los aspectos de la vida de cada ser humano; propugna la participación de profesores, alumnos y padres en todo lo que es y supone la vida de la institución educativa; se ajusta a la existencia de valores universales y objetivos, acordes con el bien, la verdad, la belleza; se ocupa de formar en alumnos, profesores y padres el espíritu crítico frente a toda la información que reciben, para que sepan discernir la verdad del error, única forma de evitar la manipulación de las ideas.

Para terminar, podemos decir que los autores, aunando su enfoque científico- pedagógico con su contrastada experiencia en el estudio y práctica de esta concepción educativa, ofrecen en este libro un contenido que puede desempeñar un buen papel en la formación de profesores de diferentes niveles educativos. En concreto puede ser leído con aprovechamiento por profesionales en ejercicio o estudiantes de los Grados de Maestro de Educación Infantil y Primaria, de los Másteres de Formación del Profesorado de Secundaria o de Formación Profesional de Grado Superior.

Toda la obra, basada en principios educativos fundamentales de fondo, constituye un buen recurso para la innovación metodológica actualmente tan necesaria.

This document is currently not available here.

Share

COinS

Palabras clave | Keywords