•  
  •  
 

Organización de centros educativos. Modelos emergentes

DOI

-

Commentarios | Comments

Lorenzo Delgado, M (2011)
Organización de centros educativos. Modelos emergentes.
(Madrid, La Muralla).

Resumen

Fiel a su estilo innovador y reflexivo, el Dr. Lorenzo nos ofrece una obra de profunda meditación personal y profesional sobre la Organización Escolar. De los numerosos libros que ha publicado, destacaría tres que esencialmente preceden esta madurada introversión: la codirec- ción en 1993 de “Organización escolar. Una perspectiva ecológica”; la autoría en 1995 de “Organización escolar. La construcción de la escuela como ecosistema”; y varios años después, en 1997, la coordinación de “La organización y gestión del centro educativo: análisis de casos prácticos”.

En esta ocasión, se trata de un enfoque diferente de la Organización Escolar.

La obra está estructurada en dos partes. En la primera, y como ejemplo de ese caleidoscopio que es la escuela, se ofrece un análisis de la institución educativa como un ecosistema social y humano. Previamente, antes de justificar su razón, se concatenan coherentemente la relación entre la escuela y la ciencia que se encarga de su estudio, destacando las diferentes visiones que en cada momento se tenía de ella, la cada vez mayor cantidad de funciones que ha ido asumiendo por influjo de los cambios sociales, los rasgos o características de la escuela como organización, y la sistematización en tres grandes tradiciones de investigación que ha generado su estudio.

Una vez hecho este genérico y necesario repaso, a continuación se describen cada uno de los elementos que determinan a la escuela como ecosistema y que, como propuesta integradora de los tres paradigmas aludidos: “Está integrado por una población de profesores, alumnos, padres, expertos, representantes municipales, etc., que establecen una estructura relacional que posibilita la reconstrucción de la cultura y el conocimiento alcanzado por la sociedad (el currículum), poniéndose en comunicación e intercambio permanente con su medio a través de su condensación o adaptación pedagógica mediante ciertas herramientas o tecnologías (proyecto educativo, proyecto curri- cular,…)” (página 40).

Y en la segunda parte, se proporciona una exploración de algunos modelos de escolarización con implantación real en los sistemas educativos actuales, que enfatizan cada uno de los componentes del ecosistema: población, tecnología, sistema relacional y ambiente.

El primero de los modelos emergentes que se trata es la escuela inclusiva, como escenario institucionalizado para atender a las necesidades específicas de apoyo educativo. Una institución educativa puede posibilitar o trabar cualquier aspecto didáctico, organizativo, funcional o de gestión, incluyendo específicamente en este tema la atención a la diversidad de su alumnado. Tras algunas conceptua- lizaciones, modelos y dimensiones que concretan la escuela inclusiva, el autor concluye destacando una cita de Ainscow (2001): “.Aprender a vivir con las diferencias puede ser difícil. Sin embargo, cuando lo hacemos, nos abre unas posibilidades muy ricas que, en caso contrario, no hubiésemos tenido” (página 131).

El siguiente modelo emergente descrito son los centros plurilingües como ejemplo de escuela intercultural, cuya esencia, nos recuerda, es el desarrollo de una auténtica ciudadanía, con todos los valores que conlleva tanto para el alumnado de la cultura mayoritaria como para el de la minoritaria. Algunas significativas observaciones se centran en investigaciones realizadas en la Ciudad Autónoma de
Melilla, y otras recapituladas de la legislación vigente.

El tercero versa sobre las comunidades de aprendizaje, como modelo emergente en el que educadores y alumnado trabajan en equipo. Se abordan, entre otras cosas, las redes de aprendizaje, destacándose el espacio virtual, el real y la integración de ambos. Llama la atención los recursos y estrategias específicas que usan las comunidades de aprendizaje para alcanzar sus fines, como la biblioteca tutorizada, los contratos de aprendizaje o los talleres interactivos.

A continuación se expone la escuela como espacio de paz, en donde se reflexiona y analiza a la institución educativa como un contexto apto y competente donde educar para la no-violencia, donde convivir con la tolerancia y educando para la libertad: “Desde un punto de vista más cercano a la Organización Escolar, la paz y la no-violencia forman parte del entorno o ambiente interno de la institución, ya que es una forma específica de generar su cultura” (página 187).

El modelo emergente que posteriormente se ofrece son las aulas virtuales o ciberescuelas, cuyas organizaciones se caracterizan por la capacidad de anticipación, la innovación y la flexibilidad. Se plantea la propuesta de competencias necesarias para el buen uso de los medios considerados como mediadores entre el conocimiento sistematizado y el alumnado.

La calle como escuela es el título del sexto modelo emergente detallado. El proyecto de Ciudad Educadora sería una alternativa y un modelo organizativo válido para la formación de ciudadanía, por su complementariedad, carácter aditivo y compensatorio, apertura a toda la población y su integración de tareas y ocupaciones culturales. Capítulo interesante por el enfoque aportado.

Bajo el título genérico de la casa como escuela, el séptimo de los modelos emergentes analiza no uno sino tres tipos de escolarización actuales: por un lado, la educación en casa o educación desescola- rizada, donde los padres asumen toda la educación de sus hijos; por otro lado, el preescolar en casa, que a diferencia del anterior, surge como un preámbulo for- mativo en casa que prepare la entrada del niño en la escolarización obligatoria; y en tercer lugar, las aulas hospitalarias o el período de atención domiciliaria, como otro sustitutivo de la escuela, pero esta vez por necesidad.

El octavo llama de nuevo la atención, haciendo alusión a las universidades corporativas. Después de una introducción metafórica de la escuela como empresa, que le da sentido y coherencia al desarrollo del capítulo, diferenciando por ejemplo la empresa mercantil de la empresa educativa, se observa la mudanza respecto a sus funciones que han ido adquiriendo las universidades junto a los cambios sociales pertinentes. Se retrata claramente como las grandes multinacionales están forjando y dando un nuevo sentido a la creación de universidades, cuyo propósito es conseguir un aumento de la competitividad y liderazgo en el mercado a través de la mejora de los procesos formativos de las propias empresas, acuñándose el término de “empleabilidad’ (página 275) como esa institucionalización de la educación para el trabajo.

Los dos últimos modelos emergentes acentuados en el manual son una descripción de la realidad escolar que vivimos. El penúltimo es la escuela total, un modelo que acoge todo lo formativo, lo formal y lo no-formal, un modelo que metafóricamente describe el autor como escuela devora- dora o fagocitadora de la formación, y que supone un novedoso y actual yacimiento de empleo para educadores y monitores de educación. Y el último es la escuela de la globalización, en el que se plantea el encuentro frontal de la globalización como contexto de los sistemas escolares postcapitalistas y la escuela de los “desheredados”, la escuela rica y la escuela pobre, y como la gestión escolar autónoma de los pequeños puede dar una lección a los grandes.

Sin lugar a dudas, se trata de un libro de cabecera que ayuda a reflexionar y profundizar en el conocimiento de las organizaciones dedicadas a la educación y a la formación de la ciudadanía, así como un material-base para la preparación y desarrollo de conferencias sobre temas educativos actuales, seminarios de trabajo, talleres o lecturas de ampliación.

This document is currently not available here.

Share

COinS

Palabras clave | Keywords