•  
  •  
 

Estudios de pedagogía intercultural.

DOI

-

Commentarios | Comments

Santos Rego, M. A. y Lorenzo Moledo, M. (Eds.) (2012).
Estudios de pedagogía intercultural.
(Barcelona, Octaedro, Colección Universidad). 188 pp.

Resumen

He leído con atención la presente obra por la tradición investigadora que los editores tienen sobre la interculturalidad.

Lo primero que sorprende es el sustrato teórico que anima los diferentes estudios que la conforman: una concepción de la pedagogía intercultural que está presente en todos los estudios y da unidad a los mismos. Los elementos esenciales de la misma son: la diversidad y complejidad de las sociedades modernas hacen de la interculturalidad un fenómeno central, la ciudadanía y la interculturalidad son un desafío educativo, el núcleo del aprendizaje tiene que centrarse en la formación de la competencia para la participación en las instituciones de la sociedad civil y los investigadores pedagógicos tienen que dar a sus trabajos una orientación pragmática para resolver los problemas de la diversidad cultural.

En el primer capítulo se argumentan los principios de la interculturalidad y de la educación intercultural y las relaciones de semejanzas y diferencias con la inmigración.

Se señalan los diversos discursos (la fenomenología, la sociología, la antropología, la pedagogía, etc.) desde los que aparece el nuevo paradigma de la interculturalidad y se presta una atención especial al eje ético, puesto que la educación en los valores de la ética civil son básicos: “En el fondo, la educación intercultural plantea el problema de aceptar e integrar al diferente cultural en la construcción de una sociedad más justa y solidaria” (p. 33). Es importante el uso que los autores hacen de la categoría de inclusión para profundizar en la democracia real y en la igualdad cívica.

En el segundo capítulo, plantean la educación intercultural en relación con una de las perspectivas más fructíferas de la actualidad, preñada de incertidumbre y vulnerabilidad: la sostenibilidad. La tesis central que defienden: “los proyectos de educación intercultural han de diseñarse y comprenderse en línea de relación directa con los proyectos de sostenibilidad.

En nuestras democracias, la continua mejora de la gestión que afecta a la diversidad étnico-cultural ha de asumirse como principio y valor indeclinable del Estado y de las políticas públicas” (p. 81).

Las soluciones globales y ambientalmente sostenibles requerirán de un diálogo internacional abierto al máximo nivel.

Partiendo del principio de que la educación intercultural hace referencia al encuentro con el otro culturalmente diferente, el capítulo tercero se centra en la exposición de las técnicas del aprendizaje cooperativo como adecuadas para facilitar los conocimientos, habilidades y disposiciones que conforman la competencia intercultural. Proponen la formación en el aprendizaje cooperativo para los profesores desde la convicción, avalada por las investigaciones de los autores, de que la estructuración cooperativa de las actividades de aprendizaje ayuda a la asunción de responsabilidades por parte de los alumnos y a educar en la democracia. De la técnica Puzzle de Aronson, se hace una detallada planificación y evaluación de los resultados en su pretensión pragmática de ofrecer al profesorado buenas prácticas para la interculturalidad.

El capítulo cuarto ofrece las características fundamentales de la inmigración internacional actual, poniendo de relieve la importancia que ha adquirido en los últimos treinta años la inmigración femenina, para centrarse posteriormente en el caso español y en su relación con la educación.

Es un estudio que aporta datos sociológicos de los últimos años a nivel del Estado y, sobre todo en el caso de Galicia, datos de sumo interés del programa pedagógico que los autores han desarrollado para promocionar la participación de las familias inmigrantes en los centros escolares y sus consecuencias en la generación de vínculos de participación con las organizaciones de la sociedad gallega.

El capítulo quinto se centra en la infancia de la inmigración y en la importancia de este nivel para la integración en la sociedad española. Lo primero que detectan es la descoordinación existente entre las diversas administraciones (central, autonómica y local) del Estado español.

La idea central que se defiende es: “…lo que la escuela ha de hacer es procurar el ejercicio de los derechos de participación de las familias en su funcionamiento, por ser una de las mejores vías de integración social, pero también por los efectos positivos que ello genera en la trayectoria escolar de los hijos…” (p. 157).

El último capítulo aborda el espinoso tema de la segregación escolar de los estudiantes, procedentes de la inmigración, en concretos centros. Lo que se ha llamado la desigual distribución de los estudiantes según sean los centros de titularidad pública o privada (aunque sostenidos con fondos públicos). Las referencias internacionales manifiestan que el problema es general en los países europeos. En el caso español, se ofrece una explicación multicausal que va desde las normativas de admisión al centro escolar (como la zonificación) hasta el coste diferenciado de compra o alquileres de la vivienda según distritos o barrios. “Las soluciones no son fáciles y deben ser planificadas en el tiempo, en congruencia con programas de lucha contra la pobreza y la marginación” (p. 179); esta perspectiva me parece de interés en la encrucijada en la que se encuentra la pedagogía intercultural.

El enfoque general de los estudios, el rigor del análisis de los problemas, la riqueza de los datos y de las referencias de la literatura de la investigación, la pretensión de aportar soluciones a los problemas y la perspectiva pedagógica que asume hacen de esta obra una referencia ineludible para los investigadores y prácticos de la educación intercultural.

This document is currently not available here.

Share

COinS

Palabras clave | Keywords