•  
  •  
 

Cosmopolitismo y educación. Aprender y trabajar en un mundo sin fronteras.

Authors

Gonzalo Jover

DOI

-

Commentarios | Comments

Santos Rego, M. A. (ed.) (2013).
Cosmopolitismo y educación. Aprender y trabajar en un mundo sin fronteras.
(Valencia, Brief). 221 pp.
—————

Resumen

El binomio Escuela-Sociedad adquiere su máximo significado en la sociedad actual, en la que se están realizando esfuerzos importantes por lograr una mayor apertura de los centros educativos a la comunidad, por formar al alumnado en competencias básicas que le ayuden a resolver situaciones en su entorno próximo, por lograr, en definitiva, que todos los centros educativos sean un referente de calidad educativa en la sociedad del conocimiento.

Sin duda esta labor nos compete a todos, instituciones educativas, familias, profesorado y alumnado, así como a la sociedad en general, para lo cual es necesario llevar a cabo un análisis y una reflexión sobre la situación real de las relaciones existentes entre los centros educativos y su entorno, además de definir unos modelos de contextualización de los centros que posibiliten la mejora del sistema educativo.

En este contexto es donde esta obra se convierte en un valioso instrumento, basado tanto en un pormenorizado estudio del marco teórico de las organizaciones educativas en cuanto a sus relaciones con el entorno, como en investigaciones realizadas por la autora sobre la contextualización de los centros educativos, que se han centrado no sólo en el panorama nacional, sino también en otros países de referencia en este ámbito (Estados Unidos y Canadá).

La autora, Catedrática de Univer – sidad, especialista en Organización y Dirección de Centros Educativos y profesora de la UNED con dilatada experiencia en la impartición de asignaturas y en la dirección de investigaciones relacionadas con esta temática, nos propone un recorrido por distintas líneas de investigación y organización referentes a la contextualización de los centros en su entorno, a lo largo de siete capítulos, con los que se adquiere un conocimiento más profundo acerca de las posibilidades de mejorar la calidad de la educación a través de un ámbito tan novedoso y todavía con escasa investigación científica, como es el que nos ocupa.

Tras un primer capítulo en el que la autora aborda el sentido, la necesidad y las implicaciones de la contextualización de los centros educativos en su entorno, expone en sucesivos capítulos (capítulos 2 a 7), con un tratamiento eminentemente práctico, seis líneas de investigación sobre las que ha trabajado: 1) coordinación de los contextos de educación formal y no formal en los centros educativos, 2) sistema de servicios centrado en los centros educativos, 3) modelos de apertura centro educativo-entorno, 4) desarrollo organizativo de los centros educativos basado en su comunidad, 5) fórmulas de interrelación de los centros educativos con su entorno social y 6) construcción del rol de participante externo en los centros educativos.

La coordinación de los contextos de educación formal y no formal en los centros educativos se aborda en el capítulo 2.

Dicha coordinación está siendo impulsada en diferentes países con el doble objetivo de complementar las enseñanzas regladas y de rentabilizar los espacios excedentarios de los centros educativos. La autora incide en la necesidad de una mayor coordinación entre los diversos agentes implicados, además de nuevas regulaciones, procedimientos y estructuras, que posibiliten un mayor grado de coordinación entre ambos contextos.

La línea de investigación sobre un sistema de servicios centrado en los centros educativos (capítulo 3) pretende definir los parámetros que configuran un sistema en el que el centro educativo se coordina con diferentes servicios de apoyo educativo de la comunidad, de manera que se implementen diversas medidas y actuaciones destinadas a la infancia y la adolescencia, facilitando una mejor atención educativa, psicofísica y social al alumnado. Los resultados de las investigaciones realizadas muestran una escasa coordinación entre ambos ámbitos, educativo y social, que ponen de manifiesto la existencia de barreras o de determinadas resistencias a una efectiva colaboración.

En esta obra se propone un nuevo enfoque que fomenta la colaboración entre las diversas instituciones, utilizando como estrategia organizativa “la interprofesionalidad colaborativa”, en palabras de la autora, en la que el rol del docente adquiere un significado aún mayor.

Las modalidades de apertura centro educativo-entorno que han emergido de las investigaciones de la autora se exponen en el capítulo 4; constituyen un total de seis modalidades básicas: 1) centros educativos que comparten el establecimiento escolar con otros usuarios, 2 centros educativos que utilizan sistemáticamente los recursos educativos del entorno, 3) centros educativos bidireccionales, 4) centros educativos que integran algunas instalaciones de uso compartido, 5) los grandes complejos educativo-comunitarios y 6) la red educativo-comunitaria.

Estas modalidades, junto con las diversas sub-modalidades que integran, han configurado la correspondiente tipología.

Además, esta línea de investigación ha proporcionado a la autora una oportunidad para investigar sobre los factores que impulsan la interrelación centro educativo- entorno y para descubrir las posibilidades de las distintas modalidades de apertura, a partir de cuyo análisis propone el enfoque comunitario, que requiere el necesario cambio de estructuras organizativas, como una de las vías más eficaces para la renovación de los centros educativos.

“El desarrollo organizativo de los centros educativos basado en su comunidad” (DOCE-BC) es la denominación que ha dado la autora al paradigma que ha emergido de los trabajos de investigación que ha realizado en los países situados en las vanguardia de las relaciones centro educativo- entorno (capítulo 5). Ha desarrollado esta línea de investigación fundamentalmente en el contexto norteamericano (Estados Unidos y Canadá) y ha llegado a la configuración de once modelos de desarrollo organizativo de los centros educativos basado en su comunidad: 1) extensión del centro educativo, 2) investigación del entorno, 3) los padres como socios, 4) interagencias, 5) adopta-una-escuela, 6) puente intergeneracional, 7) voluntariado inespecífico, 8) centros educativos alternativos, 9) fondos y foros para la escuela, 10) uso comunitario del establecimiento escolar y 11) complejos escolares-comunitarios.

Esta línea se ha visto enriquecida con una investigación, asimismo realizada por la autora, sobre su aplicabilidad en centros educativos del contexto español.

Los resultados apuntan la tendencia creciente hacia el desarrollo de este paradigma, puesto que en ambos contextos se advierte la potencialidad del enfoque.

Las fórmulas de interrelación de los centros educativos con su entorno social han sido analizadas por la autora en dos investigaciones paralelas que ha dirigido (capítulo 6), a través de la realización de un amplio conjunto de estudios de casos (170 estudios de casos realizados en una gran ciudad y 190 estudios de casos realizados en localidades de mediano y pequeño tamaño) en contextos diversos. Una completa presentación del proceso metodológico seguido en ambas investigaciones ayudan a comprender los resultados, que apuntan hacia la diversidad de procesos de colaboración que se establecen entre los centros educativos y otras entidades de su entorno (organizaciones privadas sin ánimo de lucro, servicios públicos y empresas), al mismo tiempo que señalan la existencia de centros educativos cuyas relaciones con su entorno son muy escasas. La autora presenta, junto con las conclusiones, propuestas para potenciar la interrelación de los centros educativos con su entorno social.

La participación externa en los centros docentes (capítulo 7) constituye una línea de investigación en la que la autora ha pretendido descubrir cuáles son las causas o las dificultades que experimentan las fórmulas de participación externa en los centros educativos para mejorar su calidad; en este contexto hay que destacar el pormenorizado análisis que lleva a cabo sobre la construcción del rol de participante externo en los centros educativos.

Asimismo plantea la necesidad de potenciar la participación de las familias en los centros educativos y también la participación de otros miembros de la comunidad local que, aunque no tengan hijos escolarizados en los centros, se interesen por la mejora de la educación.

Todos ellos constituyen lo que la autora denomina “bancos de talento”.

El libro termina con un capítulo dedicado a las conclusiones. En el largo camino hacia la mejora de la calidad de la educación, son muchos los instrumentos con los que se pueden ir diseñando las diversas estrategias de innovación e investigación educativa. En este sentido, esta obra se constituye en una valiosa herramienta para profesionales de la educación, centros educativos, maestros, estudiantes e investigadores, puesto que a lo largo de sus más de quinientas páginas nos ofrece multitud de oportunidades para comprender el sentido y la necesidad de reformular y de potenciar las relaciones que mantienen los centros educativos con su entorno.

En cuanto a la presentación del volumen, hay que señalar que este libro se ha editado a todo color, incluyendo un amplio conjunto de gráficos y de fotografías de centros educativos que vienen realizando actividades de interrelación con su entorno.

Se trata pues, de una obra repleta de contenidos teóricos y prácticos, que plantea la necesidad del establecimiento de unos modelos de contextualización de los centros educativos, atendiendo a las características de cada establecimiento escolar y de cada entorno. Para ello es preciso que se favorezca la flexibilidad en las organizaciones escolares, que permita y potencie una mayor participación e implicación no sólo de las familias, sino también de otros miembros del entorno social de los centros educativos que puedan estar interesados en lograr una educación de calidad.

This document is currently not available here.

Share

COinS

Palabras clave | Keywords