•  
  •  
 

Claves para la educación. Actores, agentes y escenarios en la sociedad actual

DOI

-

Commentarios | Comments

García Aretio, L.; Ruiz Corbella, M. y García Blanco, M. (2009).
Claves para la educación. Actores, agentes y escenarios en la sociedad actual.
(Madrid, Narcea UNED). 340 pp.

Resumen

El libro que pasamos a reseñar constituye un buen ejemplo de los aspectos positivos que trae consigo la definitiva implantación del proceso de Bolonia en las Universidades españolas. Tanto la nueva disposición académica (grado/- posgrado), como la reconfiguración de las materias en las titulaciones hace necesario la publicación de nuevos materiales didácticos para los alumnos. En ellos, no sólo encontramos el temario para cubrir con éxito los contenidos del curso, sino que también se nos presenta la evolución epistemológica que dichas materias han experimentado en los últimos tiempos.

En efecto, junto a todos los cambios que ya conocemos, Bolonia implica también para muchos docentes la necesidad de volver a reflexionar sobre los fundamentos y elementos que componen sus áreas de conocimiento. Así, una de las funciones que cumplen los manuales destinados a cubrir el temario de las nuevas materias es la definición del campo epistemológico que a cada una de ellas le corresponde. En este sentido, un aspecto positivo de esta publicación de manuales, con orientaciones diversas, es el debate académico que puede suscitarse sobre los fundamentos y alcance de cada disciplina.

Este libro, Claves para la educación. Actores, agentes y escenarios en la sociedad actual, constituye uno de los más novedosos manuales sobre Teoría de la Educación publicados hasta la fecha en lengua castellana. Comentar una obra de estas características tiene dos dificultades. Primera, la extensión de los temas que se tratan; por otro lado, su profundidad.
Estos problemas se transforman en virtudes en un libro destinado a quienes comienzan a interesarse por el fenómeno educativo. No estamos ante un trabajo de divulgación o una monografía, sino ante una obra que pretende suscitar un aprendizaje específico; concretamente formar categorías pedagógicas en la mente de los alumnos, categorías que les ayuden en la difícil tarea de comprender, analizar y proyectar los fenómenos educativos en la sociedad actual.

La obra no sólo intenta cubrir el amplio temario propio de la materia “Teoría de la Educación” sino que también profundiza, a partir de las investigaciones recientes, en sus contenidos, en sus “nudos gordianos”, ofreciendo respuestas y análisis a los nuevos retos y necesidades a los que se enfrenta la educación. En efecto, así sucede en el caso del capítulo trece, sobre el compromiso de Europa por la educación o en el capítulo catorce, donde se estudia la educación a distancia.

Concretamente nos gustaría hacer una referencia expresa al capítulo cinco, sobre el proceso de profesionalización de los distintos agentes educadores en la sociedad actual. Este capítulo se nos revela paradigmático por la disposición de los contenidos que encontramos a lo largo de los capítulos. Así, partiendo de la referencia a los contenidos clásicos, como sucede en este caso al iniciarse el capítulo con el desarrollo del principio de educatividad, nos encontramos también con el análisis de los nuevos roles educativos y las nuevas figuras profesionales. Sin perder de vista los contenidos básicos de la materia, éstos aparecen actualizados a la realidad del fenómeno educativo de nuestros días.

El planteamiento general Actores, agentes y escenarios (incluida la cuidada revisión bibliográfica) pasa revista a los temas clásicos como son los principios pedagógicos de la acción educativa (capítulo 2); los agentes y actores de la educación (capítulos 5 y 6); la discusión sobre sus escenarios (capítulo 7) o los fines y valores en la educación (capítulo 9). Por otra parte, aquellos capítulos dedicados al análisis del fenómeno educativo son especialmente esclarecedores para quienes se inician en el conocimiento de la educación (capítulos 1, 3 y 10). En este sentido, merece destacarse la inclusión de un capítulo específico sobre conocimiento científico de la educación (capítulo 11).

No podemos concluir sin referirnos a la propia definición que los autores hacen del fenómeno educativo como “todo proceso permanentemente dirigido a la optimización de la persona en el ser, el conocer, el hacer y el convivir (p. 39)”, y a la dimensión relacional que recorre el libro y que ya desde el inicio pone en evidencia Ruiz Corbella, “toda acción educativa nunca será una acción aislada, sino que está unida y relacionada a otras ya recibidas, a otras que se dan en otros escenarios, a las de las personas con las que convivimos, etc. Todos formamos parte de secuencias de historias compartidas, por lo que para entender nuestro comportamiento debemos referirnos a la biografía de cada uno que, a su vez, está concatenada a las secuencias narrativas de otros, a su propia historia educativa” (p. 42).

This document is currently not available here.

Share

COinS

Palabras clave | Keywords